Bendita agua!




 
Continúo contándoos mis fantásticas vacaciones por el Norte, esta vez toca la France! Ese día hizo un calor impresionante! Una de las cosas con las que más disfrute fue con el viaje en si, desde el coche pasamos una decena de pueblecitos a cada cual mas curioso, de entre ellos me hizo mucha ilusión volver a estar por Saint Lary, un pueblecito de montaña donde hace unos años estuve esquiando, que buenos recuerdos... Y después de tantos kilometros llegamos al destino, Lourdes, puede que nunca lo hubiera elegido como destino pero para mi fue toda una revelación! es impresionante la cantidad de gente que mueve la fe y con qué alegría y energía los ves por allí. Antes de ir a ver el santuario comimos en un restaurante cuyas espectaculares vistas al río y al puente me relajaron (insisto en el calor que hacía, uf!), una vez cogimos fuerzas allá que fuimos; el santuario es enorme y nos hicimos con un par de botellitas de agua bendita (nunca se sabe), por último, antes de volver para Pirineos y después de haber visto todo al completo, nada mejor que retomar fuerzas con un enorme helado, mmmhhh!

3 comentarios:

Itzi dijo...

Insisto, que chispa que teneis

Mi pequeño rincón del mundo dijo...

jajaja, ¿por que?

Jota dijo...

Ein?...intrigado me has!